Blog

Mi "Nuevo" ordenador para fotografía y vídeo en 2019

Este 2019 me he decidido a actualizar el iMac que venía utilizando para trabajar con fotografía y edición de vídeo ya que empezaba a quedarse un poco corto, procesado de fotos algo lento y edición de proyectos de vídeo de cierta duración bastante tediosa, dejando a parte la edición de vídeo 4K.

Principalmente utilizo 2 programas:

  • Capture One Pro para gestión y edición de fotografías

  • Final Cut Pro para edición de vídeo

Estas eran las características de mi viejo iMac de finales de 2012:

  • Procesador: Intel Core i5 2,9 Ghz 4 núcleos

  • RAM: 32 GB 1600 Mhz DDR3 (el máximo que admite)

  • Gráficos: NVIDIA GeForce GTX 660M 512 MB

  • Disco duro: Fusion Drive 1TB

  • Cámara FaceTime HD

  • Lector de tarjetas SD

  • 4 USB 3.0

  • 2 Thunderbolt

  • 1 Ethernet

Basándome en el trabajo que hago y en que si o si la nueva máquina debe seguir siendo de Apple, me planteé varias opciones. iMac, iMac Pro o Mac Pro.

El iMac más potente que se puede comprar ahora cuesta unos 3000€, configurando uno con las siguientes características: procesador i7 de 4 núcleos a 3,6 Ghz, 16 GB de RAM, SSD de 1 TB, gráfica Radeon Pro 560 con 4GB de RAM, pantalla 4k, teclado y ratón.

El precio del nuevo iMac Pro (en 2019) arranca en unos 5500€. trae un procesador de 8 núcleos a 3,2 Ghz, 32 GB de RAM ECC, 1TB de SSD, gráfica Vega 56 con 8GB de RAM, Ethernet 10Gb, 4 thunderbolt 3 y por supuesto, pantalla integrada 5K de 27 pulgadas, y los nuevos magic keyboard y magic mouse 2 negros.

El Mac Pro “básico” cuesta 3455 € y lleva un procesador de 6 núcleos a 3,5 Ghz, 16 GB RAM ECC. dos GPUs AMD FirePro D500 con 3GB de RAM cada una y un SSD de 256 GB (hay que adquirir pantalla, teclado y ratón a parte).

Ninguna de estas tres opciones son viables en este momento, haciendo números y contando con vender mi ordenador por unos 1000€ aproximadamente, la inversión inicial es demasiado elevada. La primera opción, el iMac, la más económica la descarté por considerar que no era un salto muy drástico en características para el precio que tiene.

Una opción que empecé a barajar es construirme un hackintosh, es decir, comprar todos los componentes de PC más compatibles con OSX e instalar OSX en esa máquina. Esta opción quedó descartada cuando vi la cantidad de problemas que pueden surgir tanto durante el proceso como una vez montado todo y funcionando. Yo necesito algo estable y fiable.

Investigando sobre todo esto, en varios foros encontré a gente que estaba comprando viejos Mac Pros de aluminio (algunos modelos en concreto) y ampliándolos consiguiendo máquinas que rivalizan con los más potentes iMacs, incluso el Mac Pro actual (el cual hay que decir que a pesar de seguir a la venta en 2019 no se actualiza desde 2013). Me gustó esta idea.

Decidí poner a la venta mi iMac y empezar a construirme mi Mac Pro de 2009 (modelo 4,1) (escogí este modelo por ser más barato que el 2010 y poderse convertir en el modelo 2010-2012 (modelo 5,1) con una simple actualización de firmware). El resultado final ha sido el siguiente:

  • Procesador(es): 2 x Intel Xeon x5690 de 6 núcleos a 3,46 Ghz con hyperthreading, es decir, 12 núcleos, 24 hilos.

  • 64 GB de RAM DDR3 ECC a 1333 Mhz (ampliables a 128 GB)

  • Disco SSD de 1TB (ampliable en el futuro)

  • 4 bahías para discos duros

  • Gráfica Saphire Nitro+ Radeon RX 590 con 8GB RAM (ampliable en el futuro si necesito más)

  • Bluetooth + Wifi

  • 4 puertos USB 3.0 (a uno de ellos le he conectado un lector de tarjetas)

  • Varios puertos USB 2.0 y firewire (de uso limitado hoy en día)

  • Super drive (graba CD y DVD, tampoco creo que le de mucho uso, pero está ahí)

  • 2 puertos ethernet

  • Pantalla LG 4K IPS de 27 pulgadas (por supuesto, ampliable en el futuro)

  • Teclado magic keyboard negro

  • Ratón magic mouse negro

  • OSX actual instalado, Mojave 10.14.3

Coste total aprox.: 2200€ (a los que habría que restar los 900€ de la venta de mi iMac y sumar muchas horas de investigación y trabajo en el Mac Pro).

Evidentemente es una apuesta arriesgada, estoy utilizando tecnología de hace varios años junto con tecnología actual, aún hay ciertos cuellos de botella como la velocidad de la RAM, y no se cuanto tiempo me durará… pero ahora mismo el cambio es brutal por esa inversión.

La potencia de proceso de un único núcleo no es espectacular, pero en multicore si lo es y las aplicaciones que más uso aprovechan todos los núcleos del procesador (y la tarjeta gráfica). Por dar algunos detalles, en Capture One se pueden modificar casi al instante las nuevas máscaras de luminosidad (mi iMac tardaba varios segundos en procesar cada cambio en un deslizador). Final Cut Pro maneja vídeo 4K sin ningún problema (en mi iMac ya me salía una ventanita avisando de que le iba a costar procesar vídeo 4K y títulos en 3D).

Si alguien está interesado en este tema o quiere información más detallada, que no dude en escribirme!

by Alberto Martin